Y bueno, se fue el Arrocha para México, no sin antes hacer un buen par de las nuestras, una que otra henrymillerzada, jajaja! Arrocha adquirió para esos días una cámara fotográfica de esas automáticas, con flash incorporado y todo lo demás, con la cual nos desplazamos ese último sábado (7.1.90) hasta Atalaya donde estaban  la Campodónico, la Scotti pequeña y la Silvestri ... o sea la tripleta para Ilyas, Pipo y el Marius, respectivamente  ¿Y yo? Que me llevara la gran puta ¡Ja! Pero no por "too long" ... La cabrona de la Campodónico se compadeció de mí y me dijo que en su casa estaba Francesca, sí, la Mancuso, quien se iba de vuelta para Italia, para estudiar Arte en la U.
Allí hicimos nuestras henrymillerzadas por un buen rato y regresamos a Santiago, a ver qué se podía hacer por la Patria esa noche ... Pipo consiguió carro y tras la vaca para el guaro, previo "taxi" para el Ilyas (jumado antes de tiempo), llegamos a la Quo Vadis, donde el lote fotográfico logró captar todo ese ambiente post-halloween y el humo que nos envuelve al igual que la noche ... y la muerte ...
De allí, cuando nos cabreamos de esos pseudo ye-yes que frecuentan la Quo, nos tiramos al Blue White y dentro del acaloramiento del Eros-Show de la puta más buenona del lugar, mas con otra cosa en mente, Marius toma la cámara, pregunta si puede tomar la foto a una de ellas, y le dicen que eso sólo lo podía hacer con la ejecutora del Show - O SEA NUNCA -. Protejo a Arrocha, brilla el click el flash y sale el grito al aire, la pregunta desesperada: "¿QUIEN CHUCHA TOMÓ ESA FOTO?". Sale el gorililla del lugar y nosotros, colados entre la gente, salimos cuasi desapercibidos, Ilyas rezagado como siempre, sintió la respiración del gori en su espalda, mas nuestra adrenalina nos impulsó de tal manera que, sin darnos cuenta, ya estábamos en el Oasis, que fue precisamente donde nos dividimos; Pipo, como siempre se cuequió a la hora de entrar al Oasis, Ilyas estaba limpio y bueno, Arrocha y yo que quedamos a pie y a pata como la garrapata, entramos y cada uno hizo su parte una vez allí: Gringos, desahogo del pueblo, toque de queda, mayores de edad, etc... Cómo pinga vas a chotear a un mopri que tiene una automática bajo la mesa y eso, hasta el "tape" en guaro y coca el gringo. Nada tranquilo se está, como si nos debemos dejar culear.
Esto, después de la Juma de Loco que me di con Herrerano en "strike" entre Atalaya y Santiago, incluso llegando hasta La Mata... Tuve a la "casa" cual hotel, tras lo cual fui a La Huerta de Los Tamarindos hasta ese sábado... relajándome tras el arduo bregar agropecuario rural... O sea mi abuelo me sacó la chucha ...
El Domingo fue un día harto patético, no sé si todo esto tenga explicación o sea simplemente algo irracional, sin la mínima trascendencia, meramente inmanente, puede que nada de esto, mas sucede y por lo tanto, le atribuyo VIDA... Nos afecta = está allí, no lo podemos obviar.
---