La música busca también expresarse desde la verdad. Por esta razón no es tan extraño o sorprendente que un músico del talento especulativo de Celibidache pueda decir que “la música no es otra cosa que el camino hacia la libertad” 1. Y también sostenga que: “si todavía no hemos pasado de la belleza de la música, aún no sabemos nada de música. La música no es bella. Sí que lo es también, pero la belleza es solamente el cebo. La música es la verdad” 2. Es decir, concibe la belleza como posterior a la verdad. Celibidache, exagerando, viene a decir que la música es verdad porque se presenta como una realidad verdadera, sonora; y si además es bella, pues mejor; siguiendo con ello a Schiller 3, que identificaba la belleza con la verdad.
1) Sergiu Celibidache en ABC, 16 de agosto de 1996. Cita recogida en SCHREIBER, W. – EGGEBRECHT, H., Sergiu Celibidache. Bergisch Gladbach, Gustav Lübe Verlag, 1992; pág. 65. (Este libro recoge una antología de textos, tomados de confesiones y conferencias de Celibidache).
2) Sergiu Celibidache en ABC-Cultural. 1 de octubre de 1993.
3) SCHREIBER–EGGEBRECHT, op. cit.; págs. 74–75.

---
MEMORIA DECLARADA DE LA MÚSICA, José Villalobos, Sevilla, España, 2003, Editorial Kronos, p. 31

Foto (c) Konrad Rufus Müller, 1987