Hoy es domingo y trataré de poner en orden mis vivencias de octubre.

1 de octubre:
Hablé con Songo, quien me trajo noticias de lo que sucedió en la Convención Panameñista (Arnulfista, qué se yo) de Penonomé, el fin de semana del 28 de septiembre. La Real Politik realmente apesta, nunca podré meterme en esa vaina, cómo se vende la gente por nombramientos, por becas y luego nos hablan de las ideologías. 
Lo veo como un esquema de grados de poder y todos buscan tener algo, controlar algo. Las masas demandan "respuestas", y piensan que mandan, ellas no mandan, sólo son el trofeo de una apuesta de los titiriteros.
5 de octubre:
Me reuní con el Pelao Marius - por si no lo sabían, Marius ha estado muy enfermo, pero está peleando - y le pusimos música a unos versos que escribió el Songo. Quedamos muy impactados por lo de la elección, pero él nos dice que no superamos el Mesianismo. Y de eso va Election Day.
Luisa vino y nos trajo unas pintas junto con Angiolina y Geraldine, quien sigue creyendo en Marius. C´est la vie.
Al final quedamos echando cuentos y pasando la guitarra los unos a los otros.
Ese fin de semana viajé a Santiago, allá estábamos todos, bajo los aguaceros prehistóricos, en una hermandad que hacía falta, que hace tiempo no vivía.
Tuve que encarar los demonios de mi pasado, Anna Maria, Marlene, hacer como un exorcismo, para poder enfocarme en Luisa, pero a veces el pasado es como un trueno que me ciega, Me siento un prisionero de los elementos. Ahora me cobija el agua de Luisa.
Fuego = Francesca
Aire = Anna Maria
Tierra = Marlene
Agua = Luisa
Y escribí una canción loca que no expliqué, pero que gustó a todos.
Y esa misma agua de Luisa es el agua de octubre, su agua en Veraguas.
7 de octubre:
Recuerdo esa casa en Atalaya el fin de semana pasado, y la imagino como una de esas Houses of the Holy. Imaginé luego una Casa de Poetas y el domingo que me despedí de los pelaos, Songo nos dijo unos versos en francés, le dijimos, traduce esa vaina para que podamos entender. Aún esperamos.
Una Casa donde todos tengamos armonía, donde podamos soñar sin miedo a ser heridos, donde aprendamos a perdonarnos y escucharnos. A crear música y poesía sin miedo al Gran Martillo.
Una Casa donde podamos renacer de nuestras cenizas, ser El Fénix, cada uno de nosotros somos ese Ave Fénix, que añoramos una gloria desconocida. ¿Cómo nos atrevemos a añorar algo que nunca hemos vivido? Es el mal que nos aqueja.
Curiosamente este soñar es con los ojos abiertos, no los podemos cerrar, no podemos dejar que nos echen tierra en los ojos. 
Quizás no evitemos la muerte, el hambre, la opresión, pero la cosa es empezar a hermanarnos, dar un sentido a todo esto.
13 de octubre:
Nos volvimos a reunir en la casa de Ilyas, en ciudad de Panamá, Nos juntamos el viernes a las 6pm y llegué a "casa" hoy a las 8pm.
Hemos regresado a las canciones, a la poesía, los pelaos sin drogas, yo sin censura. Siento que hay un muro que derribar, se cayó el Muro en Berlín, pero acá se siente espeso, alto. Hay que romper las cadenas, el aire se espesa en esta ciudad de la furia. No olvidemos nuestros puntos cardinales. 
En la tormenta surge la razón, no le temas a la tormenta, desierto, Surgirán manantiales, arroyos, ríos. No le temas a tu sombra más que a tu luz, tú y yo fluiremos al mar también.
11.18pm