El tema de la dieta es uno de los principales en la actualidad en cuanto al interés público concierne. Los periódicos y las revistas rebosan de artículos sobre el tema, y las librerías están llenas de volúmenes que develan los misterios de las proteínas y vitaminas. Expertos en la materia dicen que uno se convierte en lo que come. Esto es una real verdad en cuanto a lo que se dice, pero quiero tratar el tema de la dieta a un nivel que es infinitamente más profundo y de mayor alcance en sus efectos - la dieta mental.
La comida que le das a tu mente determina el carácter de tu vida. Los temas que le permites a tu mente que abrigue hacen de tu entorno lo que es. "Como tus días serán tus fuerzas" (Deuteronomio 33:25), lo que, en lenguaje moderno, se puede traducir en términos de "así como piensas, así será tu vida".
Todo en tu vida hoy - el estado de tu cuerpo, el estado de tu fortuna, el estado de tu hogar, la actual condición de todo aspecto de tu vida de hecho - está enteramente condicionada por el entorno habitual de tu pensar pasado. Y las condiciones de tu vida la semana entrante, y el año siguiente, serán condicionadas por los pensamientos y sentimientos que escojas a abrigar de ahora en adelante. Dicho de otra manera, escoges tu vida.