¿Problemas de comunicación interna?

¿Desajustes de coordinación operativa?

¿Poca cohesión entre los equipos de trabajo?

¿Bajo liderazgo operativo?

Estos y algunos más son problemas clásicos en muchas organizaciones y si su solución se dilata en el tiempo se acaban convirtiendo en esas eternas “molestias” que se sufren y padecen con resignación consentida en aras de las imperiosas necesidades del día a día.

Por supuesto que todos y cada uno de estos problemas – molestia requieren soluciones específicas de distinta naturaleza, pero en el fondo, la responsabilidad última y su posible solución real reside en las personas a quienes afecta, sea cual sea su posición en el escalafón organizacional.

¿Hablamos de la competencia, incluso quizás del talento de estas personas?

Podría ser, pero existe una estrategia anterior, mucho más eficaz y hasta imprescindible: personas clave o, si se prefiere en estos tiempos de anglicismos, “Key People”.

Quizás podría pensarse que las personas clave ya están definidas en el organigrama operativo de la empresa, pero este es un error común que frecuentemente se comete. Los Key People no son necesariamente las mismas personas que ocupan cargos de responsabilidad en la organización.

Los Key People, como su nombre indica, son personas clave en la empresa, elementos estratégicos que pueden marcar la diferencia entre la normalidad y la excelencia. Son aquellos que destacan por sus conocimientos y aptitudes prácticas, capacidad de liderazgo operativo y compartido así como alto potencial estratégico para enfrentarse a problemas y oportunidades.

¿Hablamos de gente con talento?

Pero un talento detectado y potenciado por la organización y, más concretamente, por los gestores de Recursos Humanos en función de las necesidades reales de la empresa, más allá de esa extraña teoría que defiende potenciar el talento de la persona sea cual sea la naturaleza del mismo. ¿Qué aporta potenciar el talento comercial del responsable del almacén? Pues, a no ser que tengas pensado promocionarle al área comercial, absolutamente nada, salvo una inversión en tiempo y dinero nada rentable y una buena dosis de frustración para todos.

Los Key People son personas con un alto potencial de talento, pero también deben presentar niveles notables en relación a las Competencias Esenciales, las Key Skills. Estas competencias, no son otra cosa que las grandes categorías de habilidades y competencias: