La mayoría de las personas intuitivamente sienten que las cosas más sencillas en la vida son las más importantes, o si así lo prefieren, que lo más importante en la vida resulta ser lo más sencillo. Esto es un descubrimiento muy profundo. Por ejemplo, ¿qué podría ser más importante que respirar?

Otra cosa sencilla que tiene gran importancia es una sonrisa. Una sonrisa afecta todo tu cuerpo desde la piel hasta el esqueleto, incluyendo todos los vasos sanguíneos, nervios y músculos. Afecta el funcionamiento de todos los órganos. Influye sobre todas las glándulas. Una sonrisa a menudo relaja una cantidad de músculos, y cuando la misma se convierte en hábito, fácilmente puedes ver como se acumulará el efecto. Las sonrisas del año pasado están pagándote dividendos hoy.

El efecto que una sonrisa tiene sobre otras personas no es menos notable. Desarma toda sospecha, disuelve el temor y la ira, y produce lo mejor en la otra persona - la cual inmediatamente procede a darte.

Una sonrisa es a los contactos personales lo que el aceite es a la maquinaria, y ningún ingeniero inteligente jamás descuida la lubricación.


Estad siempre gozosos.

(1 Tesalonicenses 5:16)